INTERVENCIÓN EN LA DISLEXIA A TRAVÉS DEL RITMO Y LA MÚSICA. LOS TRABAJOS DE USHA GOSWAMI

En 1987, una  joven psicóloga, que había cursado un bachiller artístico con un premio honorífico,  recibía en la Universidad de Oxford su doctorado en psicología del desarrollo. Su desafío: indagar en uno de los grandes misterios: ¿cómo aprenden a leer los niños? Durante la década de los 90, mientras Usha Goswami se iniciaba en su actividad investigadora, la dislexia se definía, finalmente, como un défcit fonológico (Jiménez, 1996), sin embargo, ni el consenso era absoluto, ni el puzzle estaba resuelto (Cuetos, 2009). 

Ya en las inmediaciones del nuevo milenio se producen dos hechos importantes para este artículo: a) Usha Goswami se postula como una investigadora de referencia en el desarrollo lector y en la dislexia, con espectaculares trabajos realizados en múltiples lenguas (Goswami, Gombert y De Barrera, 1998). b) Una serie de trabajos que se postulan con el nombre del "Método Davis", aseguran curar la dislexia a través de la música. Dicho método no resiste análisis científicos rigurosos; los métodos son cuestionables, y la evidencia escasa (Ripoll y Aguado, 2014). 
Finalmente, durante esta década, Usha Goswami, ya directora del centro de Neurociencia en Educación, parece empeñada en llegar al fondo del déficit fonológico, buscando una teoría integradora de las dificultades en la lectura. Presenta su teoría, The Temporal Sampling Framework (TSF) Goswami, 2011), junto a numerosísimos estudios relacionados con la lectura, y el funcionamiento neurológico que la permite. Aporta, además, algunos artículos que comparan una intervención "rítmica y musical" con la tradicional  intervención fonológica, obteniendo resultados similares (Bhide, Power y Goswami, 2013; Thomson, Leong y Goswami, 2013). No obstante, pese a la fuerza de las evidencias, la investigadora inglesa no lo tenía todo de su parte. Los anteriores trabajos que relacionaban la música con la dislexia (Método Davis), generaban rechazo entre la comunidad científica y no permitían que, aquellos que investigamos y tratamos las dificultades de aprendizaje de la lectura, tuviéramos una confianza absoluta. No obstante, por el bien de los niños que presentan esta dificultad, merece la pena ahondar en la cuestión.

La Hipótesis de Usha Goswami. The Temporal Sampling Framework

En un artículo publicado en 2011, Goswami exponía las bases de su teoría. Según defiende, aportando numerosa evidencia, los déficits fonológicos en niños con dislexia tendrían su origen en las dificultades del procesamiento temporal del habla. Podemos entender el habla como concatenación de sonidos que el niño debe descomponer, a nivel neurológico para acceder al significado. Según la autora, el procesamiento dañado de las ondas Theta y Delta (localizado en el hemisferio derecho), que ofrecen modulaciones más lentas (1.5–10 Hz) impediría el reconocimiento preciso de las sílabas en el discurso. Desde una perspectiva evolutiva, el transcurso del déficit sería el siguiente: los niños, a edades tempranas, muestran dificultades para segmentar el habla en sílabas; debido a estas dificultades en la percepción del habla, adquirirían, paulatinamente, un menor número de representaciones fonológicas; hecho especialmente preocupante si se entiende que la conciencia fonológica es el pilar sobre el que se asienta la lectura (Defior, 2008). La intención de Goswami, por lo tanto, no es proponer una alternativa al déficit fonológico, sino anticiparlo y explicarlo. Este déficit en el procesamiento temporal del habla ha sido descrito en gran cantidad de niños con dislexia por diversos investigadores, también en castellano (Ortiz, Estévez y Muñetón, 2014). Se adjunta aquí la teoría completa de Usha Goswami, para un análisis más profundo.

El tratamiento de la dislexia a través del entrenamiento rítmico y musical

Podrá suponerse que existe numerosa evidencia empírica que indica que el procesamiento temporal auditivo es básico para cualquier ejercicio rítmico (Scott, 1998). A partir de ahí, la inferencia es sencilla: si mejora la conciencia rítmica (procesamiento temporal auditivo), mejorará la segmentación temporal del habla y, por tanto, la conciencia fonológica que, a su vez, mejorará la capacidad lectora. A raíz de esto, Goswami y su equipo han presentado algunos trabajos interesantes, y rigurosos. En uno relativamente reciente  (Bhide, Power y Goswami, 2013) entrenan a niños de 6 y 7 años en tareas rítmicas y musicales. Otro grupo de la misma edad, realiza un entrenamiento fonológico. Los resultados, en tareas de lectura, muestran que ambos grupos han obtenido mejoras similares tras la intervención. Estas son algunas las actividades que el grupo de intervención rítmica y musical llevó a cabo, durante 19 sesiones de 25 minutos cada una:
  • Realizar "tapping" al ritmo de un metrónomo
  • Diferenciar dos "tempos" diferentes
  • Diferenciar dos secuencias rítmicas diferentes
  • Cantar secuencias rítmicas
  • Realizar juegos de manos al compás de la música
  • Marchar y cantar una canción
  • Etc...
Esto supone una revolución, por el valor motivacional que la música suele tener en los niños. Además, debe entenderse que Goswami ha planteado dichas intervenciones, no como un sustitutivo del tradicional enfoque fonológico en la intervención, sino como un posible facilitador, previo a dichas actuaciones.

En español, trabajos recientes de la universidad de Granada (Calet et. al, 2015), establecen que el ritmo podría ser un predictor de la lectura a edades tempranas.

¿En qué se diferencia del llamado Método Davis?

Según establecen Ripoll y Aguado (2016):

El método Davis, creado por Ronald D. Davis, considera que las personas con dislexia piensan con imágenes en lugar de con palabras, algo que se asociaría con una especial creatividad y una inteligencia normal o alta. Las palabras sin contenido semántico (determinantes, pronombres, etc.) impedirían la formación de una imagen visual produciendo desorientación.

Como vemos, se trata de un marco teórico totalmente diferente del aportado por Goswami y sus colaboradores y que, como se ha dicho, no presenta un fuerte respaldo empírico.

Críticas razonables

No obstante,  los trabajos de la autora no están exentos de algunas críticas que, pese a todo, nos indican que debemos tener cautela:
  • Existen estudios que no han encontrado déficits en el procesamiento temporal del habla en niños con dislexia (Robertson, Joanisse, Desroches y Ng, 2009).
  • Algunas intervenciones rítmicas y musicales han demostrado no mejorar la lectura en niños con dislexia (Cogo-Moreira, Andriolo, Yazigi, Ploudibis, Brandao de Ávila y Mari, 2012).
  • Queda por ver, además, si este tipo de intervenciones sería últil, únicamente a edades tempranas, como facilitadoras de la conciencia fonológica.
Por lo tanto, el debate abierto obliga a los profesionales del ámbito psicopedagógico a revisar la evolución de dichas teorías, con el fin, único y objetivo, de ofrecer una respuesta de calidad a aquellos niños que muestren dificultades para aprender a leer.

Referencias

Bhide, A., Power, A., & Goswami, U. (2013). A rhythmic musical intervention for poor readers: A comparison of efficacy with a letter‐based intervention. Mind, Brain, and Education7(2), 113-123.

Calet, N., Gutiérrez-Palma, N., Simpson, I. C., González-Trujillo, M. C., & Defior, S. (2015). Suprasegmental phonology development and reading acquisition: A longitudinal study. Scientific Studies of Reading19(1), 51-71.

Cogo-Moreira, H., Andriolo, R.B., Yazigi, L., Ploubidis, G. G., Brandao de Ávila, C. R. y Mari, J.J. (2012). Music education for improving reading skills in children and adolescents with dyslexia. Cochrane Database of Systematic Reviews 2012, Issue 8. Art. No.: CD009133. doi:10.1002/14651858.CD009133.pub2


Cuetos, F. (2009). Dislexias evolutivas: un puzzle por resolver. Revista de logopedia, foniatría y audiología29(2), 78-84.

Defior, S. (2008). ¿ Cómo facilitar el aprendizaje inicial de la lectoescritura? Papel de las habilidades fonológicas. Infancia y Aprendizaje31(3), 333-345.

Goswami, U. (2011). A temporal sampling framework for developmental dyslexia. Trends in cognitive sciences15(1), 3-10.

Goswami, U., Gombert, J. E., & de Barrera, L. F. (1998). Children's orthographic representations and linguistic transparency: Nonsense word reading in English, French, and Spanish. Applied Psycholinguistics19(1), 19-52.

Jiménez, J. E. (1996). Conciencia fonológica y retraso lector en una ortografía transparente. Infancia y aprendizaje19(76), 109-121.

Ortiz, R., Estévez, A., & Muñetón, M. (2014). El procesamiento temporal en la percepción del habla de los niños con dislexia. anales de psicología30(2), 716-724.

Ripoll, J. C.,y Aguado, G. (2016). Eficacia de las intervenciones para el tratamiento de la dislexia: una revisión. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología36(2), 85-100.

Robertson, E. K., Joanisse, M. F., Desroches, A. S., & Ng, S. (2009). Categorical speech perception deficits distinguish language and reading impairments in children. Developmental Science12(5), 753-767.

Scott, S. K. (1998). The point of P-centres. Psychological Research61(1), 4-11.

Thomson, J. M., Leong, V., & Goswami, U. (2013). Auditory processing interventions and developmental dyslexia: a comparison of phonemic and rhythmic approaches. Reading and Writing26(2), 139-161.

Comentarios

Nº de visitas a este Blog

SUSCRIBIRME A ESTE BLOG

Entradas populares