FAMILIA Y PREVENCIÓN EN LA DISLEXIA. EL AMBIENTE ALFABETIZADOR FAMILIAR

Los genes importan, pero no lo son todo. Para aquellos que dedican su vida a tratar de corregir las injusticias de la biología la influencia del ambiente fue siempre el clavo ardiendo, la tabla de salvación. Sabemos por la ciencia que las cosas que nos ocurren, nuestro ambiente, regula nuestra expresión génica, estimulando nuestra codificación biológica en una u otra dirección (Del Abril Alonso et al., 2017). Es bueno saber que nuestro destino, en una pequeña parte al menos, está en nuestras manos.

En lo relativo a la dislexia, los estudios llevados a cabo con gemelos varían en gran medida, llegando  a oscilar la influencia del ambiente en esta dificultad entre un 20% y un 60% (Gayán & Olson, 2001). No obstante, tal y como indican Sánchez y Coveñas (2011), pese a que las disfunciones neuronales en la dislexia  provienen de los genes, algunos factores (método de lectura/educación prelectora) pueden modificar sensiblemente el fenotipo de las personas con dislexia. Vamos a tratar de explicar sinteticamente uno de estos factores, posiblemente uno de los mayores argumentos para modificar la expresión génica de la dislexia. El ambiente familiar.

EL AMBIENTE ALFABETIZADOR FAMILIAR (AAF)

El constructo Ambiente Alfabetizador Familiar (en inglés Home literacy enviroment) se entiende como la variedad de recursos y oportunidades brindadas a los niños en relación a la lectoescritura, así como las habilidades de estos padres y su disposición hacia estos recursos (Burgess, Hecht y Lonigan, 2002). No obstante, este tipo de experiencias, sobre todo a edades prelectoras, puede ser de dos tipos (Senéchal et al, 1998):

  • Actividades de tipo informal: el niño está expuesto a libros e historietas en casa, pero se busca el entretenimiento.
  • Actividades de tipo formal: se trabaja, desde casa, objetivos concretos como el conocimiento de las letras y sus sonidos.

Evan, Shaw y Bell (2000) encontraron que las habilidades de tipo formal tendrían una importante influencia en el desarrollo de las habilidades lectoras, por encima de las de tipo no formal. De ahí la importancia de, al percatarnos de las dificultades en la adquisición de la lectura, contactar con un profesional que nos asesore para la implementación en casa de estas actividades formales, ya que a edades tempranas la intervención es más efectiva. Muchas veces, la espera de un diagnóstico firme nos puede hacer perder un tiempo precioso.  

En su libro dislexia en español, Jiménez y sus colaboradores (2014) nos ofrecen un recopilación de estudios donde, desde actividades como la lectura compartida en el hogar, o la exposición repetida a material impreso en casa, se observan las siguientes mejoras en niños con dificultades en la lectura:

  • Mejoras en el conocimiento del principio alfabético
  • Mejoras en la conciencia fonológica
  • Mejoras en el procesamiento ortográfico
  • Mejoras en el vocabulario
De todas estas mejoras la más consistente parece ser la mejora del vocabulario, algo básico en la dislexia ya que, cuanto más conocimiento tenga una persona del lenguaje y sus propiedades más fácilmente podrá compensar sus dificultades en la decodificación (Cuetos, González y De Vega, 2017)

A modo de conclusión, parece haber cierta esperanza en que la creación de ambientes familiares como estos puedan ayudar en la prevención de la dislexia, mejorando el desarrollo de estos niños, debido a la plasticidad y adaptación del sistema nervioso (Gayán, 2001).

Referencias

Burgess, S. R., Hecht, S. A., & Lonigan, C. J. (2002). Relations of the home literacy environment (HLE) to the development of reading‐related abilities: A one‐year longitudinal study. Reading Research Quarterly37(4), 408-426.

Cuetos, F., González, J., & De Vega, M. (2017). Psicología del lenguaje. Panamericana

Del Abril Alonso, A.. y colaboradores.(2017) Fundamentos de psicobiologíaMadrid, España: Sanz y Torres.

Evans, M. A., Shaw, D., & Bell, M. (2000). Home literacy activities and their influence on early literacy skills. Canadian Journal of Experimental Psychology/Revue canadienne de psychologie expérimentale54(2), 65.

Gayán, J., & Olson, R. K. (2001). Genetic and environmental influences on orthographic and phonological skills in children with reading disabilities. Developmental neuropsychology20(2), 483-507.

Jiménez, J. E. (2014). Dislexia en español. Madrid, España: Ediciones Pirámide

Sánchez, M. y Coveñas, R. (2011). Dislexia: un enfoque multidisciplinar. Alicante: Editorial Club Universitario.

Sénéchal, M., Lefevre, J. A., Thomas, E. M., & Daley, K. E. (1998). Differential effects of home literacy experiences on the development of oral and written language. Reading research quarterly33(1), 96-116.

Comentarios

  1. Eterno debate entre herencia y ambiente. Incluso los genetistas más convencido; saben que siempre hay un margen de mejora, un ambiente familiar rico de estímulos es muy importante. Gracias por tu interesante artículo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Nº de visitas a este Blog

SUSCRIBIRME A ESTE BLOG

Entradas populares