COMORBILIDAD TDAH-DISLEXIA. DOS MODELOS CIENTÍFICOS OPUESTOS, DOS MANERAS DE INTERVENIR

Nos puede la urgencia de la acción. Necesitamos respuestas ya, porque nuestros alumnos, nuestros hijos, tienen problemas ahora. De poco sirve el llamamiento a la calma, a reflexionar primero para actuar después, tal y como establecen los autores que han tratado, continuamente, de establecer unos principios básicos para la acción educativa (Serramona y López, 2008). Existe cierto peligro en adquirir una visión dañina de la literatura científica, considerándola un elemento académico, casi de propiedad universitaria o investigadora. Resulta esto especialmente importante ahora, ya que somos conscientes de que la falta de un conocimiento científico amplio, invariablemente, conlleva errores graves en la práctica.

En el caso de la comorbilidad TDAH-dislexia, dos son los modelos que han tratado de dar una explicación a la aparición conjunta de ambos trastornos (Rosende-Vázquez, 2015). Evidentemente, de la interpretación de cada uno de ellos surgen dos maneras distintas de abordar la intervención psicoeducativa.


EL MODELO DE DOBLE DISOCIACIÓN

Según este modelo TDAH y dislexia serían un ejemplo de fenocopia: dos grupos de individuos que, sin tener el mismo genotipo, tienen en mismo fenotipo. Es decir, pese a que sus genes y dificultades no coinciden en una causa biológica, el comportamiento resultante es, a menudo, similar.

Este modelo explica la coexistencia del TDAH y la dislexia de la siguiente forma: el TDAH promueve que el niño se distraiga en el aula, dificulta el aprendizaje y, por tanto, deriva en un mayor número de errores y dificultades en la lectura. La dislexia, por su parte, hace que el niño esté desconectado y no preste atención a lo que sucede en el aula, ya que en la mayoría de los aprendizajes media la lectura (Artigas-Pallarés, 2009).

Por tanto, dislexia y TDAH tendrían deficits distintos (Rosende-Vázquez, 2015):
  • El déficit fonológico, que estaría asociado a las dificultades en la lectura.
  • El déficit en el control inhibitorio, que lo estaría a las dificultades atencionales.

La intervención, desde este modelo sería diferente para ambos trastornos. En la dislexia se tratarían, únicamente, las dificultades de carácter fonológico y en el TDAH, específicamente, las dificultades en el control inhibitorio.

EL MODELO DE DÉFICIT MÚLTIPLE

En la actualidad, cuenta con un mayor aval científico. Este modelo, en contraposición al anterior, defiende que TDAH y dislexia compartirían genes y procesos cognitivos, que se evidencian en el desarrollo deficitario de las funciones ejecutivas (De Lima, Travaini y Azoni, 2012). Esto vendría a suponer que no es el TDAH el trastorno que origina la dislexia, como tampoco ocurre de manera contraria. La causa última que originaría estas afirmaciones es que dislexia y TDAH tendrían afectados mecanismos neuronales similares (Artigas-Pallarés, 2009; Rosende-Vázquez, 2015), lo que explica la alta comorbilidad y la gran cantidad de dificultades compartidas.

La intervención, desde este modelo, tendría muchos puntos en común para ambos trastornos. Sería necesario coordinar actividades que mejoren a la vez el déficit fonológico y también las funciones ejecutivas.

Este último modelo de intervención parece acumular evidencia empírica progresivamente, y parece dar una respuesta más integral a las necesidades de estos niños, no obstante, corresponde a los profesionales en activo estudiar profundamente cada una de estas opciones, siendo conscientes de que la decisión que tomen tendrá implicaciones en la práctica y, por ende, en la mejora de estos niños.

Referencias

Artigas-Pallarés, J. (2009). Dislexia: enfermedad, trastorno o algo distinto. Revista de neurología, 48(2), 63-69.

De Lima, R. F., Travaini, P. P., y Azoni, C. A. S. (2012). Atencion sostenida visual y funciones ejecutivas en niños con dislexia de desarrollo. Anales de psicología, 28(1), 66-70.

Rosende-Vázquez, M. (2015). Acceso al léxico y atención selectiva en sujetos con TDAH, dislexia y combinado. A Coruña, España: Universidad da Coruña.

Serramona, J., y López, J. S. (2008). Teoría de la educación: reflexión y normativa pedagógica. Grupo Planeta 

Comentarios

Nº de visitas a este Blog

SUSCRIBIRME A ESTE BLOG

Entradas populares