CIENCIA E INTERVENCIÓN EN DISLEXIA: "PRIMERO LA AUTOESTIMA , LUEGO LA LECTURA"

Parece que uno de los defectos sociales más extendidos en nuestro tiempo consiste en sustituir sistemáticamente lo importante por lo urgente. Cuando Erich Fromm (1977) predijo en el hombre moderno más capacidad para pasar una vida trabajando que para cuestionarse los fines de su trabajo dio a la psicopedagogía razones para preocuparse. Cuarenta años después, la investigación científica vuelve a recordarnos que no hemos jerarquizado las cosas correctamente.

Los estudios llevados a cabo con niños con dislexia y otras dificultades de aprendizaje dan poco lugar a error. En un porcentaje alto (85%) estos niños afirman haber sido objeto de burlas recurrentes por su grupo de iguales, con lo que ello implica para su concepto y autoestima (Singer, 2005). Además, ha de entenderse la reciprocidad que mantienen el autoconcepto y el rendimiento académico. Una baja expectativa sobre mis capacidades hacen que mi motivación sea menor, lo que afecta a mis resultados, esto a su vez refuerza mi percepción de que soy una persona incapaz de afrontar lo que mi entorno me exige (Goñi y Fernández, 2007). 

Se ha descrito que el rechazo por la tarea es sinónimo de ausencia de aprendizaje. La intervención en dislexia llevada a cabo sobre un niño que rechace la lectura y la asocie a experiencias desagradables y generadoras de ansiedad difícilmente encontrará la motivación que es necesaria para que la misma tenga algún efecto (Burden, 2008).  Además, en un estudio obvio pero necesario, Contreras y sus colaboradores observaron que la ansiedad, muy presente en los alumnos con dificultades de aprendizaje, es un predictor del bajo rendimiento académico (2005).

Soluciones 

La literatura científica nos da en estos casos algunas alternativas:
  • Orientación socioafectiva: las oportunidades de apoyo y expresión de sus sentimientos constituyen una importante ayuda, sobre todo a partir de los últimos cursos de la escuela primaria (Shechtman, 2007).
  • Diagnóstico precoz: se ha reportado que, al contrario de lo que comúnmente se piensa, hacer al niño consciente de sus dificultades a edades tempranas ayuda al entendimiento de la propia personalidad, y a no considerar los problemas que surgen como fruto de su incapacidad o incompetencia (Blanco Pérez y Bermejo, 2009).
  • Implicación familiar: la intervención de los padres en la intervención relativa a los problemas socioafectivos aumenta, considerablemente, la efectividad de los mismos (Elbaum y Vaughm, 2001).


.
Blanco Pérez, M., & Bermejo, V. (2009). El efecto Mateo en niños con Dificultades Específicas de Aprendizaje de las Matemáticas. Escritos de Psicología (Internet)3(1), 30-36.

Burden, R. (2008). Is dyslexia necessarily associated with negative feelings of self‐worth? A review and implications for future research. Dyslexia14(3), 188-196.

Contreras, F., Espinosa, J. C., Esguerra, G., Haikal, A., Polanía, A., & Rodríguez, A. (2005). Autoeficacia, ansiedad y rendimiento académico en adolescentes. Diversitas: perspectivas en psicología1(2), 183-194.

Goñi Palacios, E., & Fernández Zabala, A. (2007). Los dominios social y personal del autoconcepto. Revista de Psicodidáctica12(2).

Elbaum, B., & Vaughn, S. (2001). School-based interventions to enhance the self-concept of students with learning disabilities: A meta-analysis. The Elementary School Journal101(3), 303-329.

Fromm, E., & Germani, G. (1977). El miedo a la libertad. Paidós.

Shechtman, Z. (2007). Group counseling and psychotherapy with children and adolescents: Theory, research, and practice. Lawrence Erlbaum Associates Publishers.

Singer, E. (2005). The strategies adopted by Dutch children with dyslexia to maintain their self-esteem when teased at school. Journal of learning disabilities38(5), 411-423.

Comentarios

  1. Hola Julián, estoy de acuerdo. El sesgo cognitivo esta muy presente en la educación y por lo tanto también en la atención de las llamadas "necesidades educativas especiales". Los sistemas educativos se ocupan de aprender conocimientos y dan por hecho el como se siente aprender dichos conocimientos. Se habla del aprender como si los contenidos fueran neutrales y las relaciones entre compañeros y alumno-educador también neutras. El que la emoción en la educación sea algo secundario o implícito afecta a todos los alumnos, pero sobretodo a quienes el sistema educativo no les funciona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, los fallos en los sistemas suelen recaer siempre en los más débiles. Un saludo amigo, gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho.Muy cierto lo que comentáis.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Nº de visitas a este Blog

SUSCRIBIRME A ESTE BLOG

Entradas populares