Seis pasos para la instrucción de estrategias de auto-regulación aplicadas a tareas concretas en niños con dificultades específicas de aprendizaje

Para el desarrollo de tareas complejas como la escritura de un texto o la resolución de problemas matemáticos se ha comprobado que dividir el proceso en diferentes pasos, enseñando a los niños a monitorizar y evaluar la ejecución de cada paso, mejora enormemente la ejecución. Por ejemplo, en el caso de la escritura, crear un marco de trabajo basado en la planificación, escritura y revisión mejora enormemente la ejecución de los niños y niñas, especialmente, en aquellos que tienen dificultades de aprendizaje (Gersten y Baker, 1999).

Sin embargo, no basta con dividir la tarea en una serie de pasos concretos. Si se quiere adquirir una buena capacidad de auto-regular un proceso complejo como la escritura o la resolución de problemas se debe secuenciar y acompañar la adquisición de dichos pasos, llevando a cabo una instrucción eficaz de los mismos.

Para ello, Lieneman y Reid (2006)revisan la aplicación del programa SRSD (Self.-Rgulated Strategy Development), que ha mostrado eficacia para enseñar estrategias de auto-regulación aplicados a campos como el desarrollo de los textos escritos. Los autores dividen la instrucción en 6 pasos:

1. Establecer y desarrollar conocimiento previo

Para adquirir una estrategia concreta el niño debe tener desarrollado una serie de conocimientos previos que el profesional debe establecer y valorar. Por ejemplo, un niño no está preparado para aprender una estrategia de auto-regulación para el desarrollo de textos escritos si aún no domina bien los procesos de transcripción fonema-grafema o el principio alfabético. Deberán alcanzarse dichos conocimientos previos como requisito para avanzar a la siguiente etapa.

2. Discusión

Una vez que se corrobora que el niño tiene los conocimientos previos necesarios los alumnos recomiendan instruir específicamente: qué estrategia se va a usar, por qué se va a usar dicha estrategia y cuál es el objetivo final (para qué) de la aplicación de la misma.

3. Modelado

La estrategia debe llevarse a cabo por el profesional, que debe ir modelando su uso en voz alta y dando un ejemplo concreto al niño.

4. Memorizarla

Se establecen juegos concretos de memorización, por ejemplo, a través del ordenamiento de tarjetas que ayuden al niño a memorizar los pasos en los que consiste la tarea.

5.Apoyarla

El niño la debe ir aplicando con la ayuda del profesional, que debe ir dando un feedback ajustado a la tarea. Lo ideal es que el profesional diseñe un proceso en el que, día a día, vaya dando más control al niño, secuenciando de antemano cuál será su papel en cada una de las sesiones.

6. Establecer práctica independiente

El aprendizaje está adquirido cuando el niño aplica la estrategia de forma independiente, sin necesidad de que el profesional lo monitorice. Este es el momento en el que la estrategia de auto-regulación de una determinada tarea de aprendizaje se ha adquirido.

Conclusiones

El desarrollo de estrategias de auto-regulación se ha visto útil para la mejora de la comprensión lectora, la composición escrita o la resolución de problemas matemáticos de niños con y sin dificultades de aprendizaje. Sin embargo, no basta con dividir una tarea compleja en una serie de pasos simples. Se debe planificar, graduar, monitorizar y evaluar la adquisición de dichos pasos.. Para ello, programas como el SRSD, que muestran evidencia empírica, pueden ser de utilidad.

Referencias: Lienemann, T. O., & Reid, R. (2006). Self-regulated strategy development for students with learning disabilities. Teacher Education and Special Education, 29(1), 3-11.

Comentarios

  1. Interesante la información, estoy pensando en estudiar lo que es el desarrollo cognitivo y motor de los niños por medio de esta fp en educación infantil pero no sé que tan bueno sea estudiar por esta vía. ¿Alguien lo conoce? 

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Nº de visitas a este Blog